La Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió un listado de 56 recomendaciones para el parto, orientadas no sólo a disminuir las intervenciones innecesarias, sino a mejorar la experiencia de las mujeres.

A través de estas recomendaciones, la OMS resalta el concepto “experiencia de la atención” como un aspecto crítico para garantizar la calidad en la atención del trabajo de parto y el parto y así obtener mejores resultados centrados en la mujer, incluidos dar a luz a un bebé saludable en un ambiente clínico y psicológico seguro, con acompañamiento emocional y personal clínico amable y técnicamente competente.

La mayoría de los 140 millones de partos que se producen anualmente no tienen complicaciones, según el informe de la OMS de 2018, sin embargo, en los últimos años han aumentado de manera considerable las prácticas médicas para iniciar, acelerar, finalizar, regular y monitorear el proceso fisiológico del parto, como la cesárea o la administración de oxitocina para la dilatación cervical, entre otras.

Las recomendaciones de la OMS no solo están orientadas a disminuir las intervenciones innecesarias, sino a mejorar la experiencia de las mujeres; a darles un mayor poder de decisión durante el trabajo de parto y parto y a humanizarlo.

Entre las recomendaciones se encuentran entre otros:

• Atender respetuosamente a la madre, manteniendo su dignidad, confidencialidad y privacidad.

• Establecer una buena línea de comunicación entre el personal de salud y las embarazadas y brindar apoyo continuo durante el trabajo de parto y el parto.

• Según los deseos de la mujer, se recomiendan técnicas de relajación o técnicas manuales.

• Se sugiere que las mujeres con bajo riesgo coman o tomen líquido durante el trabajo de parto. 

• Se aconseja mantener la movilidad y la posición vertical en mujeres con bajo riesgo durante la primera fase del parto. La mujer tiene derecho a elegir la postura en la que quiere dar a luz (incluida la posición de pie), haya recibido o no anestesia peridural. 

• Las mujeres en la fase expulsiva deben ser alentadas y apoyadas para seguir su propio impulso de pujar. No deben ser presionadas. 

• La episiotomía de rutina y la presión manual uterina no se aconsejan en pacientes con parto vaginal espontáneo. 

• Esperar al menos un minuto para cortar el cordón umbilical. 

• No se debe succionar la nariz y la boca del recién nacido si éste respiró por sí solo y el líquido amniótico es claro. 

• El contacto piel a piel entre la madre y su recién nacido debe ocurrir durante la primera hora, para estrechar los vínculos afectivos, disminuir el riesgo de hipotermia y estimular la lactancia.